jueves, julio 29, 2010

Es la niña del puro hueso
que ataca en el mediodía de mi mente
de humo y silencio
la antártida:

un charco

2 comentarios:

romina dijo...

el agua calándonos los huesos, cruzar el charco. qué lindo leerte, hermosa

scalisto dijo...

Romina tiene razón. Sí que es bueno leerte, Lau. Abrazo.