sábado, agosto 08, 2015

doblo las islas como servilletas
porque el mar es infinito para hundirse
y ya no hay tiempo de hacer carpa en tu corazón,
podría decir que caminé despacio la desidia
de un rompecabezas que llamamos familia,
caminé el precipicio del cuerpo
para rescatarme de una música que no podía curar,
/ la ciencia debería poder con estas cosas que vos no /
ahora conservo fragmentos de luces
que digiero en soledad, miro las terrazas con ternura
en este instante en que nada hay de sólido
en las palabras, los días,
pero me prometo:
donde hay herida hay lluvia de estrellas,
en mi hormigón estoy haciendo de sereno
de los relámpagos que se rompieron:
no me abandonaré en el desierto.

sábado, abril 25, 2015



cómo podrá llegar a la isla
si no siente el cuerpo desarmado,
la luz transversal, sus manos,
el mundo que se llevó el incendio,
/ vaticino: llegarás a la isla, partirás /
ahora, para cuidar tiene espejos
que se moldean con el viento,
el amor reconstruye
toda sensación de desamparo
/ ojalá fuera un parpadeo fugaz
lo que amamos y ya no está /
y aún así
el cielo descomunal
te da pista
para volverse a entregar

lunes, febrero 23, 2015

cuánto tiempo tendrá que pasar
/ tu animal / furia implacable /
abrazado al viento del sur
parecía, pero no había,
un pueblo, una casa, ni siquiera una familia
que testifique el terremoto
y quedó a la deriva

domingo, noviembre 02, 2014

casa de barro

donde entra el sol
las palabras son hilos que construyen
y destruyen nuestra morada.
somos capaces de soportar el ardor del frío
incluso soñando en el mar de Kara,
pero el cielo se desvanece de todas maneras.
no es natural, me decía,
no es natural mientras caían las hojas amar así,
perder así el eje
y volver de pie a una isla,
bajo este árbol donde los ojos se recuperarán,
pero la noche ya no tiene cuerpo
y la noche es igual.
siento el techo curvo del barro que imaginé en tus manos
exacto sobre mi corazón,
un rayo infinito
que el peso de los días drenará.

domingo, mayo 18, 2014

animales íntimos I

when the wind leads behind the world

es un hilo de vidrio el futuro de los días, abrir una puerta
y descansar, a veces pienso, quien corre el eje no es el sol sino el párpado,
estás acostado y parece que sos dueño,
tu voz, el temple, el fuego.
hace tiempo que no veía tu dinosaurio,
vos también tuviste tu época
en el corazón de todos los desiertos,
te arañabas la piel hasta convertirla en agua
para desaparecer, al menos breve, en la mirada.
así es la ausencia, como arena,
el animal es voraz en su canción.
sí, dirías que sí,
el hambre tiene que ver con estas cosas,
incluso quebrar nos hace enteros.
el cielo se mueve al borde de un río,
de un lado al otro lado del río, su sed.
seguramente
las palabras digan algo, quién te lo puede contar,
pero ves pasar el viento y sabés que hoy
caer es normal.

sábado, septiembre 14, 2013

papúa dos

para los dos, el segundo:

corto, húmedo,
el sol está encima de papúa
y cubre la vigilia de los nativos
a la espera del nirvana.
el viento se estremece eléctrico,
dibuja la hora a cada segundo,
pero algo ensordece las fronteras:
no hay sombras, murmuran los habitantes,
todos con los pies clavados en la orilla
y con la palma de la mano sobre los párpados.
no tienen sombra, no tienen entraña.
qué oasis estos tiempos,
a qué llaman nirvana, pregunta el recién nacido.
romper romper romper: no se pregunta lo que no tiene nombre.
como divo, el sol les quema el horizonte,
y los hace volver una y otra vez a donde alguna vez quisieron estar,
pero es sólo un falso reflejo,
la piel ya no retrocede marcada, isla siempre será.
sin embargo, qué es
querer descubrir la sombra para viajar,
si es que alguna parte del día tiene que oscurecer
mientras el mar se encuentra
en los lugares donde no puede mirar.

domingo, junio 02, 2013

estamos en ese barco
donde las horas se agigantan
- y atemporales
las grietas de las cosas
van de lado a lado.
adentro es distinto el paisaje:
excavamos el agua
para divisar la profundidad
/ ya dimos la niebla del día
y ahora somos puro sol en todas las rejillas /
cada centímetro del aire se enajena de las vigas,
nuestros cuerpos se desperezan
- y animales
quiebran el límite.
crece el fondo, y es cierto,
a veces sólo pertenecemos.