martes, agosto 25, 2009

Sucia
memoria del cuerpo
cuando baila, cuando mata
por un pedazo de tierra,
la casa, el vaticinio, la muerte
Sucia
memoria de manchas
(la casa, el vaticinio, la muerte)
y su gesto en seco:
cazar el hambre y disolverlo

Ahora que no hay memoria: soy leona,
leona que arrastra sus cadenas
y palpita
el espasmo de un pájaro,
con arrugas en los ojos,
leona que lame el hueso,
el pulso, el vaticinio, la conquista.
Soy la que sueña acabar,
engullir un destello.

6 comentarios:

maquisville dijo...

Toda la poesía de los dos últimos siglos (exceptuando la que se ciñó a causas políticas) es un gesto de rechazo al mundo moderno. Si los hombres de acción hubieran estado a la altura de los poetas, ya haría tiempo que habrías engullido ese destello.

Salud y acracia.

Martín dijo...

Hola! No pude ir, me pesqué una gripe espantosa, tenía muchas ganas. Mirá, me encantaría que me pasaras el audio ¿tenes toda la lectura o solo la parte de Irene? Te dejo mail: martin_jali@hotmail.com...

Me gusta el poema de acá arriba, yo tb voy a volver para chusmear mas tranca. Beso!

husk dijo...

holy, fucking, good, shit, te volviste con todo. yeah, me encanto.

definitivamente not dead. valio la pena la espera [y mira que fue larga]

Diego Fraga dijo...

Ufa, yo iba a poner que volviste con todo y ahora veo el comentario de Husk...
Celebro.

piscica dijo...

Gracias por sus comentarios, la visita, la espera, la lectura y la pureza de ir contra la soledad, pero acompañarla también.

Un gran abrazo a todos. Acuarel no se va, pero vuelve cada tanto.

Hipotermia dijo...

Me encanta volver y ver que vos volviste antes con toda poesía.