jueves, julio 26, 2007

Cruje el cielo
un arrugado esplendor
de burbujas sólidas

anonadada mira el fulgor,
porque antes del diluvio
hay amaneceres que nacen por cesárea
un mar frenético, un mar aluvial
una corriente desesperada
que baja por la garganta
porque todo todo
baja por la garganta

2 comentarios:

Erre dijo...

Es así, claro.

Todo todo
baja por la garganta
todo todo
sube por la garganta

Que estalle.


Te quiero, píscica. Esta tarde, sos mi té con miel.

Hipotermia dijo...

frenético y aluvial el mar
y desesperada la corriente

asi estamos píscica
tus poemas siempre me llagan

ahora que calme el cielo, por dios, una tregua para tomar agua de las acuarelas en tu garganta, que para mí es acá, donde te leo.