domingo, octubre 07, 2012

islandia siete

me perdí en una noche
/ y todo me parecía un imán a lo invisible de un río /
/ o irreversible vos, que mi corazón se cayó /
es tarde para algunas palabras, si sabré sentirlo,
no es la herida, sino el miedo de una fiera
libre y acorralada con suave sonrisa
/ pero islandia vos, tan lejos /
en el final de cada abismo vuelve a soplar el viento

y vuelve a soplar el viento

así me olvidé del cielo,
/ yo te hubiera dado el siglo /

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"y todo me parecía un imán a lo invisible de un río"

Los imanes atraen lo que imanan. En su caso, Piscica, son bellos poemas

CFG

Gabriela dijo...

no es la herida, sino el miedo de una fiera libre y acorralada con suave sonrisa

Un día de estos, píscica, un día de estos voy a levantarle un monumento en alguna plaza.

Robo, claro.

Y besos, claro también. (y aplausos, pero eso ya lo sabías, no?)