domingo, septiembre 17, 2006

Dulce bosque crepuscular
ven a mi pecho a dormir
un presagio de inocentes besos
de cuclillas a tu misterio
en un lecho de nubes
te vi llorar un trébol azul
por beber otoños frágiles
ven a mi pecho a dormir
lleno de soles entre los dedos
la calma pupila brilla
adentro de tu corazón

5 comentarios:

flor dijo...

muy bello.

trent dijo...

estoy aca. estoy aca.


sigo aca, arrastrando los pieses por la via del tren de alta velocidad, el riel ese que separa el principio y el final, esto y aquello, esa clase de cosas. en el fondo estoy esperando el tren, sabes, pero por favor no le digas a nadie.

hugs.

:/ :)

Jenny dijo...

siempre beber otoños. no.
beber primaveras,que ya se hacen, ya yacen.
beber de las lágrimas azules
en las nubes ya teñidas,
en las nubes de pecho.

besote.

Miguel Troncoso el Lobo Muerto dijo...

Precioso...

dulce y maternal

me hace recordar un poema que escribí hace unos años

La Indiferencia


Buena Caza

piscica dijo...

Aquí regresé.

Flor: :-) Vos sabés.

Trent: Las primeras cuatro letras de tu nombre contienen lo que esperás... yes, hugs.

Jenny: beber nubes, beber. Salud! Y un abrazo.

Marcelo: Muy bienvenido y muy lindo lo que decís, pasaré a visitarte pronto.

Saludos