viernes, febrero 24, 2006

Siglo de un segundo

Pequeña y fugaz
mi media luna fatal
de roce de giro
las flores robaron su párpado
y lo cubrieron de agua
pétalos acuáticos
sobre pupilas de aire
y mi media luna carnal
cubierta de lente

veo hoy despertarse el siglo

consagraremos la electricidad
de todos estos niños que llevo clavados en mis labios
desde la madrugada-incendia
curaremos a las nubes huérfanas de su condición
por el balcón que estremece mi ojo
de media luna de piel fina

hay dos centímetros de tierno vino sobre la lengua que profesa mi dios

3 comentarios:

flor dijo...

los siglos son más pequeños que milésimas de segundo para la velocidad de la luz

Diego Dragón dijo...

asomado al estrépito del ave cornalina no consigo ser siempre ¿y para qué más?

Anónimo dijo...

Estoy muerto pues carezco de deseo,
Carezco de deseo porque pienso que poseo,
Pienso que poseo porque no intento dar,
Al no intentar Dar uno, ve que no tiene nada,
Al ver que no se tiene nada, se intenta Dar uno mismo.
Al intentar Dar uno mismo, vemos que no somos nada,
Al ver que no se es nada, deseas Ser,
Al desear Ser, se comienza a Vivir.
Rene Daumal